Beneficios de la pintura en personas mayores

imagen de marco transparente

Estar en la tercera edad no quiere decir que no podamos disfrutar de ciertas actividades. Practicar yoga, tai-chi o pintura son actividades que no solo han tenido un crecimiento entre las personas más jóvenes, sino también entre los que se encuentran en la tercera edad. 


Aunque en este artículo del blog nos centraremos en los beneficios que tiene la pintura en la salud de las personas mayores, también podréis encontrar en nuestro sitio web otros artículos sobre cómo favorecen a nuestra salud actividades como el pilates o el yoga


Pero, ¿cuáles son los beneficios de la pintura en adultos mayores?


A continuación, haremos hincapié en cuatro de los beneficios más importantes que ofrece la pintura: 


Mejorar la motricidad fina. Usar los diferentes utensilios a la hora de pintar (pinceles, lápices o carboncillos) beneficia la motricidad fina. La motricidad gruesa hace referencia a grandes movimientos, mientras que la motricidad fina concentra movimientos de precisión. Y es que, en muchos de los casos, la pintura requiere de precisión, por lo que beneficiará a los que lo practican a controlar los movimientos que hacen con los brazos y los dedos.


Potenciar la comunicación. El arte es un medio de expresión y, por lo tanto, así lo es también la pintura. La pintura facilita a los que lo practican, sean personas adultas o no, comunicar o manifestar sus sentimientos e ideas y, al mismo tiempo, entender los de los demás.


Estimular el cerebro. Mediante la pintura se estimulan ambos hemisferios del cerebro. Mientras que el hemisferio derecho es el más emocional, el hemisferio izquierdo suele ser el más racional. 


Aumentar la autoestima. En muchas ocasiones las personas mayores sienten una falta de autoestima porque creen que no tienen las mismas capacidades que durante su juventud, pues con el tiempo se pierden las capacidades físicas y la movilidad. Es por esto que, la pintura, entre otras actividades hace que las personas de la tercera edad puedan reemplazar aquellas actividades que hacían en el pasado por otras que puedan adaptarse a sus limitaciones físicas o mentales, si es que las tienen. Otras actividades con las que podemos disfrutar durante nuestra vejez son talleres de teatro, clases de baile o el senderismo, entre otras muchas.  


Además, es importante recalcar que estos talleres de pintura se desarrollan en comunidad, con otras personas que también están en una situación similar. Si quieres practicar la pintura, muchas ciudades ofrecen talleres de pintura y dibujo para personas mayores. En concreto, en Bilbao podrás encontrarlos en centros como Edukarte Bilbao.