5 beneficios del pilates en personas mayores

imagen de marco transparente

A medida que envejecemos, es importante hacer ejercicio. Si bien es cierto que cuando hemos alcanzado una determinada edad no podemos realizar el mismo esfuerzo físico que a otras edades, son numerosos los deportes o las actividades físicas que no requieren de demasiados movimientos y podemos realizarlas a cualquier edad. Entre estos están, por ejemplo, el yoga o el pilates.  


¿En qué consiste el pilates?


El pilates es esencialmente una serie de movimientos físicos para estirar y fortalecer el cuerpo. Y, ¿cuál es la diferencia entre pilates y yoga? Partimos de la base de que la palabra yoga significa unión en sánscrito. Es por esto que, en este se da mucha importancia a la unión del cuerpo, la mente y el espíritu. Dentro del yoga también podemos encontrar otras modalidades como el acroyoga, que se practica en parejas y es una fusión entre el yoga y las acrobacias. 


¿Cuáles son los beneficios del pilates?


Socialización: debemos tener en cuenta que el pilates se práctica en grupo. Es aquí donde podrás conocer e interactuar con otros con los mismos intereses que tú. 


Alivio de dolencias: el pilates puede beneficiar a las personas que lo practican aliviando dolores o molestias en la región dorsal o dolores cervicales. Es una de las prácticas más recomendadas por profesionales fisioterapeutas y traumatólogos para la rehabilitación. 


Fortalecimiento de la musculatura: retomando el alivio de las dolencias, el pilates hace que a través del fortalecimiento de la musculatura, podamos mejorar nuestra flexibilidad y equilibrio, ayudando así a mejorar nuestra postura y, consecuentemente, aliviando dolores cervicales. 


Evitar el sedentarismo: el sedentarismo es extremadamente perjudicial, especialmente durante la vejez. Esto aumenta la posibilidad de sufrir ciertas afecciones como la presión arterial alta, el colesterol alto o la osteoporosis. 


3 EJERCICIOS DE PIALTES


El puente

  • Para la posición inicial, acuéstate boca arriba con los brazos extendidos y las piernas flexionadas

  • Eleva la cadera y mantén esa posición durante tres respiraciones


Círculos con una pierna

  • Para la posición inicial, acuéstate boca arriba con las piernas flexionadas

  • Estira la pierna derecha y haz círculos hacia la izquierda, y viceversa. Repite el ejercicio 5 veces. 


Estiramiento de gato

  • Para la posición inicial, colócate en cuatro patas con las muñecas separadas y las rodillas al ancho de la cadera

  • Inhala antes de iniciar el ejercicio y al exhalar comienza a levantar el ombligo hacia la columna. Repite este ejercicio cinco veces.