Cómo preparar tu casa para la llegada de una mascota

imagen de marco transparente

El envejecimiento puede ser en ocasiones complicado. Nuestra salud se deteriora, tenemos más dificultades para realizar ciertas actividades que antes hacíamos con normalidad y, a medida que las personas de nuestro círculo cercano de amistades o familia fallecen, nuestras relaciones sociales o interpersonales también disminuyen. 


Es aquí cuando se nos presenta la opción de adoptar una mascota, que puede paliar muchos de estos problemas de la vejez. 


¿Cuáles son los beneficios de tener una mascota durante la vejez?


Son numerosos los beneficios que nos puede ofrecer una mascota durante la vejez. Entre estos destacan: 


- Combatir el sentimiento de soledad. Compartir el día a día con una mascota, sobre todo si es un perro o un gato, hace que nos sintamos más acompañados. 

- Estimular la actividad física. Si es un perro, necesitarás sacarlo a pasear al menos dos veces al día. Esto hará que aumentemos nuestra movilidad, acabando así con el sedentarismo. No obstante, si tienes problemas de movilidad, un gato no necesita ser paseado. 

- Aumentar la sociabilidad. Sacar a pasear a nuestra mascota varias veces al día hace que nos acerquemos a otros dueños/as. Por lo tanto, la presencia de estas mascotas hace que iniciemos conversaciones con desconocidos. 

- Incrementar la autoestima. Tener una mascota y saber cuidar de ella hace que nos sintamos más útiles, especialmente después de la jubilación. 


¿Cómo podemos adaptar nuestra casa a una mascota?

 

Sea un perro o sea un gato la mascota que tenemos pensado meter en casa, necesitamos hacer unos cambios mínimos en la vivienda. 


Antes de que entre esta mascota en casa, deberás preparar un espacio para que pueda dormir o comer. Muchas personas deciden que este espacio sea abierto, por ejemplo, si vives en una vivienda que cuenta con una terraza o jardín. En este caso, tendrás que tener en cuenta que la mascota deberá tener un espacio donde pueda resguardarse de la lluvia o las altas temperaturas. 


No recomendamos colocar alfombras y similares en este espacio porque son poco funcionales si tenemos cerca a animales. Se acumula el pelo constantemente y también almacenan mucha suciedad. Además, si tu mascota es un gato, estará tentado a rascarla. Es por esto que, es aconsejable que el felino cuente con un espacio con un rascador. En el mercado podrás encontrar una infinidad de rascadores entre los que podrás decidir. 


Si no quieres que el animal entre en un espacio concreto de la vivienda, deberás colocar vallas u otros dispositivos de seguridad. Son una buena solución si no quieres que este entre en ciertas habitaciones de la casa como tu dormitorio o la cocina. Actualmente, existen muchas opciones de vallas para interior que no necesitan usar un taladro para poder colocarlas.