Cómo ordenar una casa: 6 consejos

imagen de marco transparente

Por más que queramos, en muchas ocasiones es difícil mantener el orden en casa, y más cuando compartimos nuestra vivienda con otras personas (¡sobre todo niños pequeños!). Si este es tu caso, estás en el sitio correcto. En este artículo encontrarás 4 consejos de oro que no podrás perderte para aprovechar el espacio en tu vivienda y mantener el orden.  


1. Establece un horario 


Establecer un horario para hacer las tareas domésticas de la casa es fundamental en una convivencia. Si por lo contrario vives solo o sola, un horario también te permitirá mantener un orden diario. Una planificación hace que sea más sencillo establecer tiempos para las tareas que hacemos y, consecuentemente, facilitar su cumplimiento. Desde Kuvu recomendamos planificar las tareas de orden semanalmente o mensualmente. 


2. Si no piensas usarlo, ¡tíralo!


Normalmente no nos queremos deshacer de las cosas porque pensamos que en algún momento nos harán falta (aunque esto después no ocurre). En Kuvu tenemos un artículo dedicado a la regla de los 2 minutos. Esta regla se resume en que tienes 2 minutos para poder etiquetar mediante pósits lo que quieres tirar, colocarlo en otra habitación, venderlo o donarlo. Puedes encontrar el artículo completo aquí


3. Trata de limpiar todo los días


Cuando estamos en proceso de establecer un horario para hacer las tareas domésticas es importante que los diferentes días de la semana estén compensados. Es decir, no recomendamos abandonar las tareas para hacerlas en un solo día. Esto nos resultará más difícil, y no nos encontraremos con la misma disposición para desarrollarlas. Es por esto que, desde Kuvu sugerimos dedicar al día alrededor de 20 o 30 minutos al orden y limpieza de la casa.


4. Todos deben limpiar   


Es importante que todos los convivientes participen en las tareas domésticas. Así, la limpieza y el orden no solo es responsabilidad de los adultos. Creemos que desde los más jóvenes hasta los más mayores deberían contribuir en mantener la vivienda habitable. Siempre teniendo en cuenta las capacidades de cada uno de estos.