Cómo mantener el calor en casa sin obras

imagen de marco transparente

Está terminando el mes de noviembre y, con esto, nos estamos acercando más al último mes de este 2021 y al inicio del invierno. Aunque aún falta cerca de un mes para que estemos en invierno, podemos sentir el frío desde hace un par de semanas. Y es que, con el frío y las lluvias de los últimos días, cuesta creer que aún estemos en otoño. 


Además, el frío no solo se está notando fuera, sino también dentro de nuestras viviendas. Muchos de nosotros, incluso, hemos tenido que encender la calefacción. Es por esto que, en esta entrada del blog te comentaremos cómo puedes mantener el calor en tu casa sin reformas, aumentando así la eficiencia energética. 


    1. Colocar persianas o usar cortinas en las ventanas


Sabemos que uno de los rincones donde más se pierde el calor interno de la casa son las ventanas. Por esto mismo, son los huecos que están en las ventanas y las puertas los que tendremos que atender para poder mantener el caso interno de nuestra vivienda. Hablaremos sobre las puertas más tarde.  


En cuanto a las ventanas, en verano es por donde más calor entra y, al mismo tiempo, por donde más frío entra durante los meses más fríos del año. Si queremos tener un buen aislamiento sin tener que hacer nuestra casa, recomendamos que coloques cortinas gruesas que eviten que entre el frío o que, en su defecto, bajes las persianas para el mismo fin. 


    2. Colocar burletes en las puertas


Otro de los espacios por donde pueden entrar corrientes de aire es la puerta y, más concretamente, por debajo de ellas. Puede darse el caso también de que las corrientes de aire o polvo entren por los huecos que están alrededor de la puerta. 


¿Qué podemos hacer para evitar esto? Si estamos dispuestos a invertir dinero en que no entre viento, suciedad o polvo por debajo de la puerta, podemos colocar burletes. Es fácil encontrar burletes adhesivos que no necesitan de otras herramientas ni conocimientos para ser instalados. Es un producto de bricolaje barato que debe costar entre 5€ y 10€. En su defecto, puedes colocar mantas o toallas que no uses y así ahorrarte unos euros.   


    3. Colocar paneles o alfombras en el suelo


Aunque puede que no seamos conscientes de ello, además de por la puerta y por la ventana, el frío también entra por el suelo y las paredes. Aislar el suelo o el techo puede ser más complicado que colocar unos burletes en la puerta. Una de las soluciones, aunque no la más barata, sería colocar paneles o bobinas aislantes, aunque otra alternativa más barata es colocar alfombras o tapices en la vivienda o, incluso, enmoquetar el suelo.


    4. Colocar planchas de corcho en las paredes


Esto también puede resultar complicado. Junto con el suelo pueden ser otros de los puntos más complicados de aislar. Si no quieres hacer ninguna obra en la vivienda, ciertos materiales actúan como aislante, por lo que podemos colocar estos en las paredes. Entre estos materiales destacan las planchas de corcho o los tejidos de celulosa


Si conoces otras recomendaciones para poder mantener el calor háznoslo saber. ¡Estaremos encantados de escucharte!