Cómo hacer un contrato de alquiler entre particulares

imagen de marco transparente

La convivencia con otros puede ser complicada, y más si son desconocidos. Muchos tenemos a familiares o conocidos que han compartido su domicilio con otros, y no ha resultado ser una buena decisión. Y es que, ¿deberíamos alquilar nuestra vivienda o una habitación de esta sin contrato? La respuesta es no, porque sin un contrato de alquiler de por medio, el inquilino no tiene ninguna responsabilidad, ni siquiera en el pago de la renta. 


Para proteger la convivencia, en Kuvu contamos con un contrato de convivencia que podrás descargar gratuitamente aquí. Se trata de un documento PDF editable, creado por abogados, que podrás rellenar con tu información. 


A continuación, comentaremos algunos de los datos más importantes que deberás incluir:


Datos identificativos


Deberás rellenar la primera página del documento con los datos de la persona propietaria, los de la inquilina y los datos de la vivienda. Se solicitan datos como el nombre, número de DNI o domicilio.  


Para poder rellenar el contrato deberás ser la propietaria de la vivienda, o en su defecto tener la autorización de subarriendo. 


Duración y objeto del contrato


En esta segunda página deberás indicar la duración del contrato. En el contrato que hemos creado desde Kuvu la duración máxima acordada es de 12 meses, siendo estos prorrogables. Además, se especifica una duración mínima de contrato que se deberá cumplir. 


Penalización por resolución anticipada y renta de alquiler


En caso de que no se cumpla la duración mínima determinada, en la página tres encontrarás la penalización que acarreará. Es en esta sección donde especificamos la cantidad de la renta. Ten en cuenta que los gastos derivados de la vivienda (luz, agua, calefacción, etc.) están incluidos en el precio


Gastos y obras de conservación


En cuanto a las obligaciones de pago, se debe pagar la renta hasta el abandono de la vivienda, y se cobrará al inquilino 20€ por cada día de retraso. 


Como se ha comentado anteriormente, los gastos de la vivienda están incluidos en el precio, aunque los gastos de alimentación, higiene y aseo deberá pagarlos el inquilino. Si los gastos de suministro incrementan más de un 30% en comparación al consumo habitual, esta subida se repartirá entre el inquilino y el propietario


Depósito y devolución de la habitación


En esta página se concreta, en caso de haberlo, la cuantía del depósito. Este servirá como garantía ante una rotura u otras obligaciones. Además, se acuerda la indemnización para el inquilino por quedarse en la habitación de la vivienda por más tiempo de lo establecido.



Si tienes dudas sobre cómo rellenar el contrato, escríbenos a [email protected] y nos pondremos en contacto contigo.