¿A qué se debe el envejecimiento prematuro?

imagen de marco transparente

Todos sabemos que envejecer es inevitable. No obstante, el envejecimiento que se produce de forma prematura lo es. En este artículo te comentaremos todo lo que tienes que saber acerca del envejecimiento prematuro de la piel: qué es, cuáles son los malos hábitos que lo pueden causar y cómo evitarlos. ¡Empezamos!


¿Qué es el envejecimiento prematuro de la piel?

Se entiende como envejecimiento prematuro o vejez prematura de la piel el deterioro de nuestra piel, siempre que no corresponda con nuestra edad biológica. Es decir, se traduce como el envejecimiento manifiesto a una temprana edad. 


¿Qué causa el envejecimiento prematuro de la piel?

Es cierto que muchas causas del envejecimiento prematuro de la piel son naturales y que, por lo tanto, no se pueden evitar. No obstante, a continuación resumimos ciertos hábitos que podemos tratar de no hacer o replicar. ¡Toma papel y boli!


I. Exposición al sol 

Estar mucho tiempo al sol, así como la protección solar inapropiada o insuficiente, representa una de las mayores causas del envejecimiento prematuro de la piel. Es por esto que esta se protege mediante el bronceado. Y es que los rayos UVA y UVB activan son perjudiciales para las células de la piel y aceleran el fotoenvejecimiento, que se traduce en ciertos rasgos como son las arrugas, la pérdida de elasticidad o la pérdida de volumen. También pueden ser la causa de algunos cánceres.


II. Descanso 

La piel, para repararse, produce nuevas células de forma autónoma mientras dormimos. Es por esto que, si no descansamos lo suficiente; es decir, entre alrededor de seis u ocho horas, es probable que nuestra piel no tenga la capacidad de poder repararse por sí sola. Recomendamos, por lo tanto, mantener una rutina de descanso acostándonos y despertándonos siempre a la misma hora. Dormir insuficientes horas o dormir mal tienen consecuencias en la piel como las rojeces, la pérdida de luminosidad o elasticidad, o la presencia de ojeras o bolsas. 


III. Alimentación 

Una mala alimentación con una cantidad importante de grasas saturadas y azúcares e insuficientes micronutrientes como vitaminas o minerales no solo afecta directamente a nuestra piel con la aparición del acné durante la adolescencia, sino también durante la vejez. El envejecimiento prematuro de la piel se asocia normalmente a la carencia en el consumo de frutas y verduras. Es por esto que destacamos la importancia de mantener una dieta equilibrada y saludable con alimentos ricos en vitaminas. 


IV. Practicar ejercicio 

Es evidente que practicar ejercicio de manera habitual nos beneficia físicamente. En nuestro blog hemos dedicado un artículo completo a resumir 4 ejercicios físicos para adultos mayores. Pero, también se dice que el ejercicio beneficia en concreto a la piel. Por un lado, hacer deporte estimula la circulación sanguínea y, por consiguiente, la piel recibe más oxígeno y nutrientes y, por otro lado, la sudoración elimina la suciedad en la piel, lo cual al mismo tiempo favorece la eliminación de puntos negros o acné. Todo esto se traduce a una piel más luminosa.  


V. Hidratación 

Por último, queremos destacar la importancia de la hidratación. Independientemente de que tu piel sea seca o grasa, la falta de hidratación puede crear problemas cutáneos así como acelerar el envejecimiento. Dentro de la hidratación destacamos beber suficiente cantidad de agua, al menos 2 litros al día e ingerir alimentos que contienen mucha agua. Siempre debemos tener en cuenta que nuestra piel en un 30% se compone de agua. 


Cómo evitar el envejecimiento prematuro de la piel 

Para evitar el envejecimiento prematuro de la piel es importante evitar los malos hábitos que hemos comentado anteriormente, así como tener otros en mente. Entre estos otros malos hábitos destaca el consumo de tabaco. Y es que la nicotina, además de los demás productos químicos que tienen los cigarrillos, aumenta los radicales libres que tan perjudiciales son para nuestra piel.